Necesitan sentirse aceptados”Guatemaltecos Extraordinarios”

La Organización de Estados Iberoamericanos – OEI, su Instituto Iberoamericano de Educación en Derechos Humanos – IDEDH,y la Fundación SM, convocan, a partir de este año 2015, el Premio Iberoamericano de Educación en Derechos Humanos.

Guatemala, 9 feb (EFE).- Hay en Guatemala una escuela a la que sólo asisten los chicos a los que ya no quiere nadie, a los que la pobreza y la violencia han expulsado del sistema educativo.

Más de 300.000 niños se verán beneficiados de una ayuda del BCIE que les permitirá tener acceso a la computación. La ausencia de la tecnología en la educación del país es notoria.


Es aquí, en la “escuela de los olvidados”, donde algo más de un centenar de críos huyen del destino que les ofrecen las bandas pandilleras.
A sus 19 años, Rudy está cansado de luchar contra sí mismo y contra un entorno de peleas, insultos y odio. Casi todos en esta zona de la capital, en los asentamientos chabolistas del basurero, están hartos de sí mismos y de los demás. Sólo saben odiar.

“Necesitan sentirse aceptados”, explica a Efe Ramitis García, psicólogo de la asociación “Guatemaltecos Extraordinarios”, y por eso, las bandas pandilleras, como la “Mara Salvatrucha”, se acercan al barrio: saben que aquí van a encontrar chicos dispuestos a sumarse a su reinado del terror.

La mayoría empieza siendo todavía unos críos que pronto cambian la marihuana por el crac y las peleas por la delincuencia. Entonces son expulsados de la escuela y encaminados a un mundo que sólo entiende el lenguaje de la violencia.

“Somos el último eslabón antes de acabar en la calle”, la última oportunidad para estos chicos, apunta Juan Carlos Molina, quien lleva más de una década trabajando con estos grupos en riesgo de exclusión social.

Hoy, la escuela que gestiona su organización, ubicada a unos metros del basurero, acoge a 135 jóvenes de entre 7 y 20 años, donde los alumnos no solo aprenden materias, sino que los chicos aprenden a entenderse a sí mismos. “A sacar la basura” de su interior, subraya Molina, porque “un delincuente no goza de estar matando”.

El centro cuenta para ello con un especialista, un joven que como ellos ha recorrido el camino de la violencia y la delincuencia de las bandas organizadas. Es él quien les enseña a enfrentarse a sus miedos, a pelear contra el reflejo cóncavo de sí mismos.

“Yo era una persona solitaria, que estaba siempre a la defensiva y molestando. Hacía daño a los demás. Maltrataba a los maestros”, reconoce Rudy, quien llegó hace dos años al centro. Poco a poco fue abriéndose, confiando en los demás hasta que pudo “sacar todo lo que tenía dentro”.

>A día de hoy, Rudy ya no es aquel Rudy. Tiene un empleo y se ha ido a vivir con un amigo a su propio piso, pero sigue “ayudando a su familia”, a sus 7 hermanos y sus padres.

Con estos, especialmente con su progenitor, la relación ha mejorado mucho: “Ahora podemos hablar y convivir”. La semana pasada celebraron todos juntos su fiesta de cumpleaños.

En la “escuela de los olvidados” la educación va más allá de las aulas, es un proyecto que trabaja con las familias, principalmente con las madres. “Tratamos de empoderarlas”, enfatiza Molina.

En la vida alrededor del basurero apenas pueden lograr entre 15 y 25 quetzales (1,9 – 3,2 dólares) al día, una cantidad insuficiente para mantener a sus hijos. Es entonces cuando la pobreza arranca su círculo vicioso que deja a los menores fuera de la escuela y en manos de las bandas callejeras.


De la mano de “Guatemaltecos extraordinarios”, 4 familias han encontrado ya un empleo fuera del basurero. Es el primer paso para romper el círculo, después es necesario dialogar, cerrar heridas, aprender a perdonar. “El rescate familiar”, del que habla Molina.

Cuando los niños se sienten a gusto en casa, esto se nota también en el aula: “Cuando llegan, muchos tienen falta de amor, de atención”, advierte Walter Sánchez, quien a sus 20 años se ha convertido en uno de los profesores más queridos de la escuela.

En su clase, convertida en un pequeño salón familiar en el que esta mañana se dibujan montañas y soles que no dejan de brillar, los niños han aprendido a abrazar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s